Esta es nuestra historia

 

Recuerdo que corría el año 2003 y teníamos una mediana empresa de logística. Internet había traído consigo la primera gran crisis – ‘la burbuja punto.com del 2001’, y las empresas, en especial las de tecnología, aún se estaban recuperando de aquel impacto y se disponían a tomar un segundo aire. Ahí fue cuando me acordé del dicho ‘soñar NO cuesta nada’, y la verdad es que siempre he sido una persona soñadora.